El factor competitivo

BRUSELAS/CIUDAD DE MÉXICO – Desde que la economía mundial comenzó a empeorar en 2008, el debate se ha centrado en las estrategias macroeconómicas y los instrumentos utilizados para hacer frente a la crisis y promover la recuperación. Pero corregir los desequilibrios y atender a las recesiones o desaceleraciones de corto plazo, si bien es importante, no debiera eclipsar la necesidad de establecer condiciones de largo plazo para el crecimiento económico sólido y sostenible.

Hasta ahora, la política macroeconómica ha cargado tanto con la culpa por el malestar económico como con la esperanza de superarlo. Sin embargo, deberíamos dedicar igual atención a los problemas microeconómicos –como incentivos inadecuados, fallas de mercado y deficiencias regulatorias– que nos condujeron a la crisis en primer lugar.

De hecho, así como los problemas microeconómicos del sector financiero dispararon una restricción crediticia y alimentaron la recesión mundial, también son la clave de la recuperación. Muchas economías deben solucionar problemas en el sector financiero y recuperar el crédito, y muchas más deben aumentar su productividad para impulsar el crecimiento y crear empleo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/TSguNGF/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.