Alexei Nikolsky/Tass/Getty Images

El canto de sirena de la "manía de los fuertes"

CLAREMONT – Los políticos que dan muestras de fuerza volvieron a ponerse de moda. No hace mucho, el presidente ruso, Vladimir Putin, era uno de los pocos líderes que mecerían ese rótulo. Hoy, tiene mucha más competencia.

La tendencia se puede observar en regímenes tradicionalmente autocráticos. Podría decirse que el presidente chino, Xi Jinping, es el líder más poderoso del país desde la muerte de Mao Tsetung hace cuatro décadas.

Pero algo similar se puede ver en países a los que se había promovido como democracias jóvenes modelo. En Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdoğan, que hacía mucho tiempo que venía avanzando hacia una autocracia, ha concentrado aún más poder luego del fallido golpe militar del mes pasado. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha revertido una historia de éxito postcomunista con un marcado giro hacia el antiliberalismo. Inclusive en las Filipinas, donde la Revolución del Poder del Pueblo derrocó a Ferdinand Marcos en 1986, los votantes acaban de elegir como presidente a Rodrigo Duterte, un hombre fuerte confesamente populista y guerrero de gatillo fácil contra los narcotraficantes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/tkj3Fw4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.