6

La economía política de 2013

NEWPORT BEACH – La de ver a los dirigentes americanos esforzarse en los últimos días de 2012 para evitar un “precipicio fiscal” que hundiría la economía en la recesión ha sido otra ilustración más de una verdad inconveniente: la política desordenada sigue siendo un motor importante de los acontecimientos económicos.

En algunos casos durante 2012, la política ha sido una fuerza positiva: piénsese en la capacidad del Primer Ministro Mario Monti para sacar a Italia de su situación al borde de la agitación financiera, pero en otros casos, como el de Grecia, la disfunción política ha agravado los problemas económicos.

En 2013 es probable que persistan los estrechos y decisivos vínculos entre la política y la economía. Ahora bien, debemos esperar también una mayor segmentación de las repercusiones... y que las consecuencias afectarán a países determinados y al sistema mundial en conjunto.

En algunos países –por ejemplo, Italia, el Japón y los Estados Unidos– la política seguirá siendo el motor principal de los planteamientos de la política económica, pero en otros –pensemos en China, Egipto, Alemania y Grecia– será lo contrario, pues la economía será el principal factor determinante de los resultados políticos.