¿Cuán nueva es la "nueva" política exterior de Egipto?

EL CAIRO - En los meses transcurridos desde la renuncia el presidente egipcio, Hosni Mubarak, sus sucesores han dado señales de un cambio en la política exterior mediante acercamientos a sus antiguos adversarios. El gobierno de Egipto ha dado la bienvenida a diplomáticos iraníes y recibió al grupo palestino Hamás. Muchos interpretan estos pasos como una clara evidencia del deseo de Egipto de adoptar una diplomacia no subordinada a los intereses norteamericanos.

Sin embargo, Mubarak nunca correspondió del todo al retrato de "lacayo de Estados Unidos" que de él hacían sus detractores. De hecho, la necesidad de complacer a sus benefactores de Arabia Saudita, no los Estados Unidos, era de suma importancia en su pensamiento. Aunque a veces apoyó las políticas estadounidenses, con frecuencia Mubarak rechazó a EE.UU. cuando sus posiciones no se alineaban con la suya.

Desde el final de la guerra de octubre de 1973, la paz árabe-israelí ha sido una piedra angular del programa de Estados Unidos para el Oriente Próximo. A menudo EE.UU. recurrió a Egipto, el país árabe más importante e influyente, para que desempeñara un papel de liderazgo en la promoción de este objetivo. Y, cuando le convenía, Mubarak jugaba su parte. Cuando el fallecido líder palestino Yasser Arafat humilló a Mubarak ante el Secretario de Estado de EE.UU. y los medios de comunicación internacionales al negarse a firmar un anexo de un acuerdo negociado entre israelíes y palestinos en El Cairo, Mubarak le dijo: "¡Firma, hijo de un perro!"

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/m6p43jy/es;