gros148_tradecovid

La gran cuarentena y el comercio internacional

BRUSELAS – Las subas de los indicadores de crecimiento en las grandes economías están siendo acompañadas por una firme recuperación del comercio internacional. Es una buena noticia que merece más atención. Hace menos de doce meses, muchos observadores predecían el fin de la globalización. La pandemia interrumpió cadenas de suministro, y las vulnerabilidades y dependencias resultantes llevaron a muchos gobiernos a alentar una «repatriación» de la producción de bienes esenciales.

Hoy el panorama es mucho mejor. Hay pocos indicios de que se esté produciendo un abandono sostenido de las cadenas globales de suministro. Y muchos gobiernos se han dado cuenta de que el comercio internacional es una oportunidad, antes que una amenaza a la soberanía nacional. Por eso la Organización Mundial del Comercio prevé que en 2021 el volumen del comercio internacional crecerá un 8%, aumento superior a la caída del 5,3% registrada el año pasado.

Es verdad que la inversión extranjera directa (IED) sigue rezagada, tras un derrumbe del 42% en 2020 (Europa incluso registró un flujo negativo). Pero el impacto diferencial de la pandemia sobre el comercio y la inversión no es extraño. El transporte internacional de bienes no demanda mucha interacción física entre personas. Los contenedores se cargan y descargan con enormes grúas, que a menudo se operan a distancia, así como se bombea el petróleo a la costa desde los supertanques.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/yWceqcres