8

Cómo será la reforma de Francia

PARÍS – El mundo está cambiando rápidamente -y no va a esperar a nadie-. La única manera de prosperar es siguiendo el ritmo de esta transformación. Es por ese motivo que Francia está impulsando reformas.

Por supuesto, reforma significa cambio. Pero no implica ceder a la presión externa u olvidarse de lo que hace que Francia sea francesa. Más bien, es la clave para consolidar nuestra historia, nuestro orgullo, nuestras tradiciones, nuestro modo de vida y nuestros valores en un entorno global dinámico, por el bien de los ciudadanos de hoy y los de mañana. Es la clave para construir una Francia más fuerte y más próspera.

Claramente, hay mucho en juego en el proceso de reforma en curso. La buena noticia es que muchos factores juegan a favor de Francia, incluida la geografía diversa, un sector de ciencia y tecnología vibrante, una cultura rica y un vasto capital humano. Por cierto, estos factores ayudan a explicar por qué Francia sigue siendo la quinta economía más grande del mundo.

Sin embargo, en tanto la globalización transforma a la economía mundial, Francia debe adaptarse para permitir que sus empresas compitan en el exterior así como dentro del país. Un sector empresario robusto es decisivo en una economía abierta, ya que moldea la capacidad de un país para preservar -y mejorar- el estándar de vida de sus ciudadanos.