Paul Lachine

¿Cuán capitalista es Estados Unidos?

CAMBRIDGE – Si la frontera del capitalismo es con el socialismo, sabemos por qué el mundo acierta cuando ve a Estados Unidos como fuertemente capitalista. La titularidad estatal es baja y se la considera una aberración cuando ocurre (como las absorciones por parte del gobierno de General Motors y Chrysler en los últimos años, de las cuales los funcionarios quieren salir a toda prisa). El gobierno interviene en la economía menos que en la mayoría de los países avanzados, y los principales programas sociales como la atención médica universal no están tan profundamente arraigados en Estados Unidos como en otras partes. 

Sin embargo, éstas no son las únicas dimensiones a tener en cuenta cuando se juzga cuán capitalista es Estados Unidos realmente. Consideremos hasta qué punto manda el capital -es decir, los accionistas- en las grandes empresas: si surge un conflicto entre los objetivos del capital y los de los gerentes, ¿quién gana?

Analizado de esta manera, el capitalismo de Estados Unidos se vuelve más ambiguo. La ley estadounidense les da más autoridad a los gerentes y a los directores corporativos que a los accionistas. Si los accionistas quieren decirles qué hacer a los directores -digamos, pedir prestado más dinero y expandir el negocio, o cerrar la fábrica deficitaria-, bueno, no pueden hacerlo. La ley es clara: la junta de directores de la corporación, no sus accionistas, rige el negocio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/gkhgQR8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.