0

Negociar en serio sobre el cambio climático

ÀMSTERDAM – Cuando el oso panda sonríe, el mundo aplaude. O así pareció después del último discurso del Presidente chino Hu Jintao en las Naciones Unidas. A juzgar por la manera como gran parte de los medios de comunicación informaron de sus palabras, parecía que China realmente hubiera hecho un anuncio importante sobre la reducción de las emisiones de gases de invernadero.

No fue así. Todo lo que el Presidente Hu dijo fue que ahora China "haría esfuerzos" por reducir sus emisiones de carbono por un margen "notable". Sin embargo, ¿cómo se miden los “esfuerzos” o el que un margen sea “notable”? Cuando le insistí, alguien con estrechos vínculos con la administración china me señaló: “Lo que se dijo en realidad tiene bastante poco peso”.

De hecho, no hubo objetivos específicos y, como cualquier observador de China sabe, la "ecologización” del gobierno no es nada nuevo. La política oficial china de los últimos años ha sido hacer más “verde” el crecimiento del PGB, pero no a expensas del crecimiento mismo... y China tiene intenciones crecer bastante rápido.

Al menos, el oso panda sonrió. El pobre Barack Obama ni siquiera tenía eso para ofrecer. No ofreció ningún compromiso de reducir las emisiones en los Estados Unidos y, considerando las encarnizadas batallas en torno a la reforma al sistema de salud, uno se pregunta cuánto tiempo y energía le quedarán para los imperativos medioambientales.