Los disparates de China en Hong Kong

HONG KONG – Las masivas manifestaciones públicas organizadas por estudiantes y miembros jóvenes de la clase media que han sacudido a Hong Kong en las últimas semanas son, ostensiblemente, reclamos de democracia. Pero, en realidad, reflejan la frustración de una población que ha sido gobernada de manera ineficiente por una sucesión de líderes escogidos por el gobierno central de China más por su lealtad que por su competencia.

Por cierto, el casi levantamiento actual es la culminación de una larga serie de manifestaciones desde la entrega de Hong Kong por parte del Reino Unido a China en 1997, después de que Chris Patten, el último gobernador británico, no lograra persuadir a China de permitirle a Hong Kong establecer un gobierno democrático genuino.

A los ojos de China, la postura de Patten fue hipócrita, hasta ofensiva, considerando que los  británicos habían gobernado Hong Kong de manera autocrática. China creía que podría fácilmente administrar el mismo tipo de gobierno "liderado por el ejecutivo" que tanto le había redituado a Hong Kong durante 150 años de régimen británico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/woERn7n/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.