0

Iraquíes sin techo

Las autoridades norteamericanas informan que la cantidad de asesinatos sectarios y de otro tipo en Irak ha decaído desde el inicio de la “andanada” militar. Pero, si bien la cantidad de asesinatos puede haber declinado, ¿esto significa que Irak es realmente un lugar más seguro?

La inseguridad en Irak se ve ilustrada de manera más sorprendentemente por la cantidad de gente que huye de sus hogares. Las Naciones Unidas estiman que, desde julio, la cifra aumentó en 60.000 personas por mes. El mejor cálculo es que alrededor del 16% de la población de Irak, o uno de cada seis iraquíes, ya no vive en sus hogares.

Aproximadamente la mitad de los que huyeron también abandonaron el país, lo que implica que existen dos millones de refugiados. Esto deja otros dos millones que han sido desplazados internamente y que representan una tragedia humanitaria en ciernes.

Ha habido informes internacionales y campañas de recaudación de fondos para ayudar a los refugiados iraquíes en Siria y Jordania, pero los desplazados internos recibieron menor atención, a pesar de su mayor vulnerabilidad, debido a la proximidad con el conflicto y al deficiente nivel de servicios básicos en Irak. Ellos tienden a ser menos visibles, y a los donantes y agencias internacionales les resulta más difícil asistirlos.