¿Una elección histórica en Egipto?

Los egipcios pasarán por las urnas el 7 de septiembre para elegir a un presidente de entre diez candidatos, incluido quien lo ha sido durante 24 años, Hosni Mubarak. Aunque pocos dudan que el resultado será la reelección de este último, muchos están siguiendo apasionadamente el proceso.

Unos 6.000 observadores nacionales han recibido capacitación para esas elecciones y centenares de corresponsales extranjeros están convergiendo en el país esta semana. Aunque todos los detalles formales de una verdadera contienda electoral están presentes,  aspectos importantes de autenticidad brillan por su ausencia.

Pese a las promesas hechas en sentido contrario, el campo de juego dista de ser igual para todos. Mubarak sigue contando con activos desproporcionados: reconocimiento del nombre, un virtual monopolio de los medios de comunicación electrónicos controlados por el Estado y el 85 por ciento, aproximadamente, de los medios de comunicación impresos. Una semana antes de los comicios, algunos candidatos de la oposición aún no han podido presentar un anuncio electoral en la televisión egipcia. Todos los miembros de la Comisión de las Elecciones Presidenciales han sido nombrados por Mubarak y las nuevas normas electorales han eliminado a todos los candidatos independientes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/LrXl6O4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.