Herbert Hoover y el Pacto de Estabilidad

A mediados de julio los excelentísimos ministros de finanzas de la Unión Monetaria Europea (UME) se reunieron para evaluar el estado económico de la eurozona. Cavilaron acerca del pronóstico económico más reciente, que proyecta este año para la eurozona un crecimiento del PGB de un patéticamente anémico 0.7%. Entonces, ministro tras ministro y sin excepción, todos decidieron que sus economías debían sufrir más de lo mismo, si no peor.

Reiteraron su compromiso con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que exige a los países de la eurozona elevar impuestos y recortar gastos, presionando aún más sus economías hacia la desaceleración. Este Pacto ya está enviando a Alemania a la recesión, y el gobierno de Italia está luchando por revisar sus predicciones de crecimiento lo suficientemente rápido como para seguir el ritmo de la caída de su producción. Pero aparentemente nada de esto es suficiente para que las autoridades reformulen sus prioridades.

Algunos ministros de finanzas de la UE todavía ven al Pacto de Estabilidad como la ``piedra angular'' de la UME. Otros hablan de la importancia de obedecer las ``reglas del juego'' . Otros más dicen que, si bien es evidente lo esencial de recuperar el crecimiento económico, esta recuperación debe ocurrir ``dentro del espíritu del Pacto''.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/MSlY5wZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.