La nueva dureza de Turquía

JERUSALÉN – La reciente escalada de acciones militares de Turquía contra los kurdos en el norte de Irak es una señal de que en menos de dos años la política exterior turca ha dado un giro de 180 grados (lo cual, si bien puede ser motivo de cierta sorpresa, no era totalmente imprevisible). La ofensiva turca también indica que estos cambios van más allá de las tensiones actuales entre Turquía e Israel, que son apenas un aspecto de un proceso mucho más amplio.

Hace apenas un par de años, cuando la Unión Europea le dio un portazo en las narices a Turquía (a pesar de algunas reformas significativas en cuestiones militares y penales introducidas por el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo, conocido en turco por las siglas AKP), Turquía cambió el rumbo de su política para orientarla más hacia la región circundante y menos hacia Europa. La postura del ministro de asuntos exteriores, Ahmet Davutoğlu, resumida en la frase “cero conflictos con los vecinos”, sentó las bases estratégicas y teóricas de esta reorientación.

Dando una vuelta de página espectacular, Turquía se acercó a Armenia; suavizó su posición en relación con Chipre; intentó atraer a Irán a un diálogo positivo con Occidente; convenció a Siria de poner fin al prolongado conflicto fronterizo entre ambos países; y, como culminación de todos esos logros, inició conversaciones de paz entre Siria e Israel bajo mediación turca.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/wNVyIz5/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.