La espiral descendente de Italia

MUNICH – Italia hoy está sumida en una recesión triple. Pero no llegó allí sola. En efecto, la prolongada caída de la economía refleja la imposibilidad de los líderes italianos de hacer frente a la pérdida de competitividad del país; pero es una imposibilidad ampliamente compartida en Europa.

Cuando estalló la crisis financiera en el cuarto trimestre de 2007, el PBI de Italia se desplomó un 7%, luego se recuperó un 3%, volvió a caer un 5%, rebotó un exiguo 0,1% y, últimamente, durante la primera mitad de este año, volvió a encogerse, esta vez un 0,3%. En conjunto, el PBI italiano se ha contraído un 9% en los últimos siete años.

Es más, la producción industrial se ha derrumbado un 24% -una cifra impactante-. Sólo gracias a la inflación extremadamente persistente fue que el PBI nominal de Italia logró mantenerse constante. El desempleo general trepó al 12%, mientras que la tasa de jóvenes que no asisten a la escuela se ha disparado al 44%.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9mv6KtH/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.