El juego de suma cero de Hamas

Imaginemos que nuestro vecino de la puerta de al lado, con el que hemos tenido una larga y sangrienta rencilla, saca una pistola y dispara a nuestras ventanas desde su sala de estar, atestada de mujeres y niños. De hecho, sostiene a su hija en su regazo, mientras intenta acertar a nuestros hijos. Declara que no cesará hasta que nuestra familia haya muerto y, además, no hay una policía que pueda intervenir. ¿Qué deberíamos hacer?

Una opción es la de no hacer nada o poco. Probamos por un tiempo. Al fin y al cabo, nuestro vecino es pobre y está traumatizado, hay una historia triste y complicada entre nosotros y él y nosotros tenemos parte de culpa.

Pero al final, cuando un disparo alcanza el cuarto de nuestros hijos, consideramos que ya está bien y sacamos nuestra arma, que es mucho mejor. Intentamos lanzar un ataque controlado: apuntamos a la cabeza del que dispara e intentamos preservar a los inocentes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Lh15Nvv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.