Hamas en el poder

La victoria de los fundamentalistas de Hamas en las elecciones palestinas tendrá consecuencias transcendentales para la región, algunas de ellas totalmente inesperadas. Sin embargo, dos aspectos resultan ya visibles.

Por encima de todo, la victoria de Hamas es una señal del fracaso total de la dirección palestina tradicional a la hora de crear una comunidad política. Palestina aún no es un Estado, pero ya es un Estado fracasado.

Desde los Acuerdos de Oslo de 1993 entre Israel y la OLP, los palestinos han disfrutado de una limitada autonomía de transición. Desde luego, la nueva Autoridad Palestina (AP) pasó a ocupar el poder en condiciones difíciles, pero, ¿acaso hay algún nuevo movimiento de liberación que no afronte graves dificultades cuando por fin ha de gobernar?

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/pqYKTSn/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.