¿Democracia de la cañonera?

En cierto sentido, las armas de destrucción en gran escala del Iraq fueron también armas de distracción en gran escala. No cabe duda de que, cuando el Presidente George W. Bush y el Primer Ministro Tony Blair se decidieron por una guerra preventiva, estaban convencidos de que Sadam Husein tenía esa clase de armas o los medios para producirlas. En el caso del Iraq, existía miedo en particular a las armas químicas y biológicas.

Pero las armas de destrucción en gran escala no fueron el único motivo para la guerra. Los dos dirigentes sentían indignación ante un dictador asesino y esperaban que su derrocamiento abriría la puerta a la democracia en el Iraq. Con ello (esperaban) se lograría automáticamente un grado de estabilidad que contribuiría a resolver otros conflictos en la región y también garantizaría un suministro ininterrumpido de petróleo.

Los motivos ambivalentes no son necesariamente malos motivos. De hecho, la mayoría de los motivos humanos son ambivalentes. La verdadera cuestión es la de si la democracia podría haber funcionado y, además, si los cohetes y los tanques son el método idóneo para llevar la democracia a un país que ha sufrido un gobierno dictatorial durante un largo período de tiempo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ANsmhhU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.