0

Dinero verde

NUEVA YORK – Hay pocas dudas de que el verde será el color metafórico de preferencia de los líderes mundiales cuando se reúnan en la Cumbre del G-20 en Pittsburgh. La atención se centrará en convertir los "brotes verdes" de la recuperación en un "crecimiento verde" sostenible, impulsando "economías verdes" que vayan en la dirección del objetivo de proteger el clima mundial.

Los gobiernos de los países ricos están comenzando a enunciar en palabras lo que esto significará en términos de política, cambios de estilo de vida e inversiones necesarias para desarrollar fuentes de energía limpias. Sin embargo, para tener éxito,"un nuevo trato verde" tendrá que enfrentar algunos retos enormes en el mundo en desarrollo, donde los efectos del calentamiento global se sentirán primero y más fuerte, y donde el rápido crecimiento requiere una expansión masiva de energías de bajo coste.

Globalmente, más de 30 millones de toneladas de equivalentes del petróleo se consumen en forma de energía primaria cada día, equivalente a 55 kilowatts- hora por día por persona, mientras los países ricos consumen en promedio más del doble de esa cifra. Para muchos países en desarrollo la cifra es muy inferior a los 20 kwh; China está aún muy por debajo del promedio mundial, e incluso la mayoría de los mercados emergentes consumen menos de un tercio del promedio de varias economías avanzadas.

Los indicadores económicos tras las iniciativas para cerrar estas brechas energéticas son relativamente simples. Hasta un umbral de cerca de 100 kwh per cápita, el consumo de energía y los indicadores de desarrollo humano van de la mano. A los precios actuales, serían necesarios entre 10 y 20 dólares por persona por día para alcanzar ese umbral.