mcarthur2_Yuichiro Chino_Getty Images_world Yuichiro Chino/Getty Images

Que comience la gran transición

NUEVA YORK – Ahora que comenzaron las vacunaciones contra la COVID-19 en algunos países y continúan los esfuerzos para ampliar el acceso a ellas, los líderes del mundo pronto dejarán de centrarse en responder a la crisis y pondrán su atención en la recuperación de la pandemia. Los gobiernos ya asignaron 12 billones de dólares a la respuesta contra la COVID-19, la presión para seguir invirtiendo y volver a la normalidad prepandemia será intensa, pero eso sería un error.

Más allá de las restricciones presupuestarias, acabamos de ser testigos de que la normalidad prepandemia tuvo nefastas consecuencias para el mundo. Nuestras tensas interacciones con el medio ambiente contribuyeron a que el coronavirus contagiara a humanos, nuestra economía mundial hiperconectada permitió que se extendiera como un reguero de pólvora, y sus efectos particularmente mortales sobre las poblaciones más vulnerables pusieron de relieve las consecuencias de las arraigadas desigualdades sociales y económicas al interior de los países y entre ellos.

En lugar de procurar la vuelta a ese modo de vida pre-2020, nuestros líderes debieran fijarse como objetivo la creación de un mundo distinto y mejor. Afortunadamente, ya cuentan con una estrategia disponible en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que expresan las metas económicas, sociales y ambientales con las que se han comprometido todos los países para 2030.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/anCps1res