La mina de oro de las compras públicas

WASHINGTON, DC – El oro es escaso. Más del 99,9% de la corteza terrestre está compuesto por óxidos de silicona, aluminio, calcio, magnesio, sodio, hierro, potasio, titanio y fósforo, así que a través de la historia cada descubrimiento de oro ha causado gran revuelo. A pesar de las graves consecuencias ambientales que conlleva la explotación del oro - entre ellas la contaminación con mercurio y cianuro y la devastación ambiental - el hombre no ha cesado en su búsqueda y es dudoso que lo haga.

Sin embargo, casi todos los países tienen una mina de oro figurativa - que es más segura y por lo menos tan lucrativa como la verdadera - pero que pocos explotan plenamente: las adquisiciones públicas.

Las posibles consecuencias adversas de las compras públicas son bien conocidas. Estas pueden permitir que los suplidores cobren precios excesivos por productos de baja calidad y servicios poco confiables, y al mismo tiempo facilitar la corrupción, los abusos de poder y el desperdicio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/BFdsA7Y/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.