UN Photo/Albert Gonzalez Farran

La guerra contra la educación

LONDRES – El secuestro de más de 200 colegialas en el norte de Nigeria por el grupo islamista terrorista Boko Haram es más que atroz. Lo triste es que se trata simplemente de la última batalla en una guerra salvaje contra el derecho fundamental de todos los niños a la educación. Esa guerra es mundial, como lo atestiguan incidentes terroríficos similares habidos en el Pakistán, el Afganistán y Somalia.

Según un informe de la Coalición Mundial para Proteger de los Ataques a los Sistemas Educativos, en los cuatro últimos años ha habido en todo el mundo 10.000 ataques violentos a escuelas y universidades. La documentación es tan amplia como espeluznante: desde los 29 colegiales asesinados este año, según se sospecha, por militantes de Boko Haram en el estado nigeriano de Kobe y escolares somalíes  obligados a hacer de soldados, pasando por muchachos musulmanes atacados por nacionalistas birmanos budistas en Myanmar y colegialas en el Afganistán y el Pakistán víctímas de bombas incendiarias, muertas a tiros o envenenadas por los talibanes por atreverse a pretender recibir educación.

No son ejemplos aislados de niños atrapados entre el fuego cruzado; es lo que ocurre cuando las aulas pasan a ser blancos de terroristas que consideran la educación una amenaza. (De hecho, Boko Haram se traduce literalmente por: “Prohibida la educación ‘falsa’ u ‘occidental.’ ”) En al menos treinta países, hay un plan concertado de ataques por grupos armados y los países más gravemente afectados son el Afganistán, Colombia, el Pakistán, Somalía, el Sudán y Siria.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/zdzj6Nt/es;