0

Cien días de esclavitud

LONDRES – Esta semana se llevaron a cabo manifestaciones en todo el mundo para conmemorar el centésimo día de cautiverio de más de 200 estudiantes nigerianas a manos del grupo extremista islamista Boko Haram. Desde su secuestro en abril, la indignación global no amainó; por el contrario, ha dado lugar a un movimiento mundial en defensa de los derechos básicos de todas las niñas.

Los activistas de grupos que luchan contra el matrimonio infantil, el tráfico de menores y la mano de obra infantil, y de grupos que exigen el derecho de los niños a asistir a la escuela, sin ningún tipo de intimidación, se han unido en los últimos días para mostrar la fuerza de la opinión pública a favor de la educación universal y un mundo sin esclavitud infantil.

Erdogan

Whither Turkey?

Sinan Ülgen engages the views of Carl Bildt, Dani Rodrik, Marietje Schaake, and others on the future of one of the world’s most strategically important countries in the aftermath of July’s failed coup.

Sin embargo, lo que es de mayor importancia a largo plazo es que las propias niñas están exigiendo que sus derechos se tomen en serio. Hubo movilizaciones de niñas en Bangladesh, donde el movimiento para establecer zonas libres de matrimonio infantil está creciendo; en la India, donde comenzó la Marcha Global Contra la Mano de Obra Infantil; y en África, donde se están formando clubes de protección infantil en casi todos los países.

La primera exigencia es que las niñas nigerianas puedan volver a salvo a sus hogares y que las escuelas en Nigeria sean más seguras y estén más resguardadas de amenazas como Boko Haram (cuyo nombre significa "La educación occidental es un pecado"). Francia, el Reino Unido, Estados Unidos, China e Israel han incrementado el respaldo militar y técnico. Recientemente hasta suministraron helicópteros y equipos de visión nocturna para librar contiendas en la selva contra el grupo, cuya campaña de terror se ha cobrado 5.000 muertes en los últimos cinco años.

Sólo en Nigeria, seis millones de niñas no asisten a la escuela; en todo el mundo, diez millones de niñas cada año se convierten en novias infantiles, y siete millones de niñas en edad escolar son trabajadoras de tiempo completo.

Ya no podemos suponer un progreso estable, aunque escabroso, hacia la reivindicación de los derechos de las niñas. Los legisladores iraquíes están considerando reducir la edad para los matrimonios infantiles a nueve años. El Consejo de Ideología Islámica de Pakistán está reclamando que se eliminen todos los límites de edad para el matrimonio. Y la India ha perdido otra oportunidad de proscribir la mano de obra infantil.

La creciente ola de furia adolescente ante el matrimonio infantil y la mano de obra infantil todavía tiene que prender en Twitter y Facebook. Y la zona libre de matrimonio infantil de Bangladesh en la región de Nilphamari, los grupos de apoderamiento infantil en los distritos de Dompu y Grobogan en Indonesia, los clubes de derechos infantiles de Uganda y el Bachpan Bachao Andolan de la India, que combate la esclavitud infantil, tal vez no sean nombres conocidos. Pero la enorme brecha entre lo que las niñas están reclamando y las oportunidades que se les ofrecen está alimentando una lucha de liberación liderada por las propias niñas.

El mes pasado, en el "Día del Niño Africano", miles de jóvenes marcharon en las calles de Addis Ababa, Etiopía, y tomaron el control de 20 parlamentos africanos y asiáticos para exigir una educación universal para las niñas. El 23 de julio, las niñas salieron a las calles en Pakistán, lideradas por Baela Raza Jamil de Idara-e-Taleem-o-Aagahi, que está haciendo campaña por lo que han perdido las estudiantes nigerianas: el derecho a una educación.

En la India, Bachpan Bachao Andolan, que rescata a diario a niños del tráfico de personas y de la mano de obra esclava, encabezó vigilias para hacer causa común con las niñas de Chibok. Girls Not Brides (Niñas No Novias) se movilizó en 45 países, recordándole a sus 145 organizaciones hermanas en todo el mundo que muchas de las niñas de Chibok correrán la misma suerte que las niñas que intentan proteger.

Cada vez más, los jóvenes de todo el mundo ven la conexión entre los secuestros en Nigeria, la violación y asesinato de mujeres jóvenes en la India, los llamados "asesinatos por honor" de muchachas paquistaníes que se casan contra el deseo de sus familias, la mutilación genital de niñas en toda África y el tráfico infantil para empleo de tiempo completo, muchas veces en condiciones de mano de obra esclava.

Support Project Syndicate’s mission

Project Syndicate needs your help to provide readers everywhere equal access to the ideas and debates shaping their lives.

Learn more

Siete décadas después de la adopción por parte de las Naciones Unidas de la Declaración Universal de Derechos Humanos, los derechos de las niñas todavía no se toman en serio; de manera que las niñas pasan a la acción para hacerse oír. Y, lento pero seguro, los movimientos embrionarios locales a favor de los derechos civiles se están vinculando con los líderes globales -Girls Not Brides, Walk Free y A World at School- como parte de una coalición de emergencia para eliminar la mano de obra infantil, el casamiento infantil y la discriminación educativa contra las niñas. El cronograma para llevarlo a cabo se establecerá en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, en presencia del secretario general Ban Ki-moon.

Las niñas deberían poder estudiar en un aula, sin miedo y sin necesidad de hacer manifestaciones en las calles. Este es un derecho básico; asegurar que se respete nunca sucederá demasiado pronto.