Buena suerte, Nigeria

LAGOS – Las bombas que explotaron en Abuja, capital de Nigeria, cuando el país celebraba su quincuagésimo aniversario este mes son un perturbador testimonio del territorio político sin precedentes al que el país está entrando.

El fallecimiento en mayo último de Umaru Yar’Adua, presidente de Nigeria, puso fin al acuerdo informal entre los miembros del gobernante Partido Democrático del Pueblo (PDP) para alternar el poder entre los musulmanes del norte y sus contrapartes del sur, principalmente cristianos. El vicepresidente, Goodluck Jonathan, del sureño y rico en petróleo Delta del Níger, superó la resistencia de los miembros del gabinete del presidente y juró como sucesor de Yar'Adua, como lo estipulaba la constitución. En septiembre anunció a los nigerianos su intención de presentarse como candidato a otro periodo presidencial en 2011.

El anuncio del Presidente Jonathan generó furiosas protestas de sus rivales del norte, incluido Ibrahim Babangida, ex dictador militar que le recordó que Olusegun Obasanjo, un sureño, había sido presidente con apoyo del norte desde 1999, cuando terminó el régimen militar, hasta 2007. Yar'Adua había completado solo tres años de su mandato de cuatro cuando falleció, y se esperaba que todos los sureños, incluido Jonathan, se unirían tras un candidato procedente del norte para las elecciones del año siguiente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/hNd9fsM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.