La actitud “blanda” con el Irán

BRUSELAS – El de 2010 va a ser un año decisivo e incierto para la República Islámica del Irán y para sus relaciones con la Unión Europea. La hostilidad interna al régimen que estalló inmediatamente después de las reñidas elecciones presidenciales del pasado mes de junio no se ha extinguido, sino que se ha vuelto más fuerte y más decidida.

Los disturbios del día de Ashura, en el pasado mes de diciembre, y la violenta represión de las protestas durante la reciente conmemoración del 31º aniversario de la Revolución Islámica han sido de los más encarnizados hasta la fecha. Las duras medidas adoptadas por el régimen antes del aniversario no disuadieron a millares de personas de manifestarse por las calles, pese a la amenaza de rápidas represalias. La probabilidad de que haya más detenciones, juicios y derramamiento de sangre constituye un motivo de preocupación para muchos en la comunidad internacional.

Lo que resulta más siniestro es que, a raíz de los disturbios, el régimen juzgó a 16 miembros de la oposición por participar en las manifestaciones y los fiscales han indicado que algunos serán acusados del delito de mohareb o “hacer la guerra contra Dios”, castigado con la pena capital.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0GhYKbO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.