Mad scientist.

OMG y ciencia basura

STANFORD – En el paisaje de medios de hoy, donde abundan las opiniones infundadas, el despliegue publicitario y los rumores, el método científico -los medios por los cuales determinamos, en base a evidencia empírica y mensurable, qué es verdad- debería servir como un indicador de realidad. La ciencia nos permite evaluar lo que creemos que sabemos e identificar lo que no sabemos. Más importante aún, refuta las falsas afirmaciones hechas por razones personales o políticas -o al menos debería hacerlo.

Pero los científicos ocasionalmente "se vuelven deshonestos" y abandonan el método científico -muchas veces en busca de notoriedad o rédito económico- para producir propaganda y sembrar miedo en una población que no es experta en la materia pero está sedienta de información. Este abuso de autoridad científica es moneda corriente especialmente en las industrias de alimentos "orgánicos" y "naturales", que capitalizan el miedo de la gente a los productos sintéticos o "antinaturales".

Un ejemplo reciente es el científico indo-norteamericano V.A. Shiva Ayyadurai quien, junto con Prabhakar Deonikar, publicó el documento más ridiculizado de la historia: “¿Los OMG acumulan formaldehídos y distorsionan el equilibrio de los sistemas moleculares? La biología de los sistemas puede ofrecer respuestas”. (Los “OMG” son “organismos modificados genéticamente”, en sí mismos una no categoría engañosa y muchas veces injustamente estigmatizada, que circunscribe un universo de organismos modificados con las técnicas más modernas y precisas de la ingeniería genética).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/wQ9AUd4/es;