1

La globalización y el deporte de multitudes

Cambridge – ¿Cómo cambia la globalización la forma en que la riqueza y las oportunidades se distribuyen en el mundo? ¿Es principalmente una fuerza benéfica que permite a las naciones pobres levantarse de la pobreza al participar en los mercados globales? ¿O crea grandes oportunidades sólo para una pequeña minoría?

Para responder a estas preguntas, basta con mirar el fútbol. Desde que los clubes europeos aflojaran las restricciones acerca de la cantidad de jugadores extranjeros, el juego se ha vuelto verdaderamente global. En particular, los jugadores africanos se han hecho cada vez más comunes, complementando el espectáculo usual de brasileños y argentinos. De hecho, la presencia extranjera en el fútbol supera todo lo que vemos en otras áreas del comercio internacional.

Arsenal, que actualmente está a la cabeza de la Liga inglesa de Primera División, puso en el campo de juego a 11 starters entre los que no se cuenta ningún jugador británico. De hecho, todos los jugadores ingleses de los cuatro clubes ingleses que quedaron entre los 8 finalistas de la Liga de Campeones de la UEFA apenas bastarían para llenar un solo equipo.

Hay pocas dudas de que los jugadores extranjeros mejoran la calidad del juego en los campeonatos de los clubes europeos. El panorama del fútbol de Europa no sería ni la mitad de estimulante sin goleadores como Didier Drogba de Costa de Marfil (Chelsea) o Samuel Eto’o de Camerún (Barcelona). Es fácil ver los beneficios del talento africano, además. Los jugadores africanos pueden ganar mucho más dinero ofreciendo sus habilidades en Europa, no sólo en los grandes clubes de la Primera División inglesa o la Primera Liga española, sino en los incontables clubes " nouveau-riche ” de Rusia, Ucrania o Turquía.