7

Soluciones globales a los problemas de la globalización

OXFORD – Estas últimas décadas de globalización e innovación trajeron el progreso más veloz que haya conocido el mundo: se redujo la pobreza; aumentó la expectativa de vida; se creó riqueza en una escala que nuestros ancestros no hubieran podido imaginar. Pero no todo son buenas noticias: hoy los logros de la globalización están en riesgo.

El mundo se benefició con la globalización, pero al mismo tiempo no supo manejar las complicaciones derivadas de la mayor integración de las sociedades, de las economías y de la infraestructura de la vida moderna. Quedamos expuestos a peligrosos riesgos sistémicos que trascienden las fronteras.

Son amenazas que se derraman a través de los límites nacionales y de las líneas tradicionales de división entre industrias y organizaciones. La integración del sistema financiero propaga las crisis económicas; el transporte aéreo internacional esparce las pandemias; la red informática interconectada crea abundantes oportunidades para el ciberdelito; los yihadistas de Medio Oriente usan Internet para reclutar jóvenes europeos; suben los niveles de vida, y con ellos, la emisión de gases de efecto invernadero, lo que acelera el cambio climático.

Un subproducto de la globalización es que la misma crisis que ayer ardía en un lugar y se apagaba poco después hoy puede ser la chispa que inicie un incendio internacional. Una pandemia, una inundación o un ciberataque en la City londinense o en Wall Street pueden hundir al mundo en un caos financiero.