La globalización y sus sinsabores en 2004

2003 fue un año desastroso en muchos sentidos para la globalización. Estados Unidos y su "coalición" se lanzaron a la guerra contra Iraq sin el apoyo de la ONU, y la reunión de la OMC en Cancún, que supuestamente habría de generar el ímpetu para cerrar con éxito la Ronda del Desarrollo, resultó un fracaso. 2004 será mejor, casi seguramente, tanto para la globalización política como para la economía mundial. Pero no hay que esperar un año sobresaliente.

Los sucesos en Iraq evidenciaron el fracaso de los procesos democráticos a nivel internacional, y la necesidad de fortalecerlos. El manejo por parte de la administración Bush de la guerra en Iraq y sus secuelas ha estado marcado por el unilateralismo que demostró al rechazar el protocolo de Kioto y el Tribunal Penal Internacional.

En cada caso, cuando la decisión colectiva del mundo fue distinta de los deseos de Estados Unidos, el presidente Bush insistió en salirse con la suya. Que el gobierno de los EU le haya mentido deliberadamente al mundo acerca de la existencia de armas de destrucción masiva en Iraq o que simplemente se haya dejado llevar por su propia retórica es menos importante que la lección que se debe aprender: es peligroso poner un poder excesivo en manos de unos cuantos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/azzByAv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.