Skip to main content
elerian98_shipping_-:AFP:Getty Images -/AFP/Getty Images

El juego comercial global

CAMBRIDGE – La confrontación comercial entre Estados Unidos y China se está recalentando. Después de disparar una salva inicial de fuertes aranceles sobre el acero y el aluminio, la administración de Estados Unidos ha dado a conocer un plan para un arancel del 25% a 1.333 productos importados chinos -por un valor de 50.000 millones de dólares al año pasado- para castigar a China por lo que considera décadas de robo de propiedad intelectual. China ha respondido con un plan para aplicar aranceles del 25% sobre una variedad de productos estadounidenses, también por un valor de 50.000 millones de dólares. En respuesta a lo que califica como "represalias injustas", ahora se dice que el presidente norteamericano, Donald Trump, está considerando otro conjunto de aranceles, que cubren importaciones provenientes de China por otros 100.000 millones de dólares. Los economistas y analistas de mercado están esforzándose por descifrar qué es lo que vendrá después.

Uno podría sentirse tentado a recurrir a la experiencia histórica. Pero, dadas las condiciones económicas, políticas y sociales de hoy, la historia quizá no sea una buena guía. Perspectivas más útiles se pueden obtener en la teoría de juegos, que nos puede ayudar a determinar si este intercambio de aranceles en definitiva representará una postura estratégica que conduzca a un "juego cooperativo" (comercio más libre y más justo) o a desarrollar un "juego no cooperativo" más amplio (una guerra comercial declarada). La respuesta tendrá consecuencias significativas para el panorama económico y político, y para las perspectivas de los mercados.

La rápida expansión del comercio en las últimas décadas ha dado lugar a una serie de interdependencias transfronterizas en producción y consumo. Las cadenas de suministro ahora pueden tener tantos enlaces internacionales como domésticos importantes, y un porcentaje sustancial de la demanda interna está siendo satisfecha por productos producidos en parte, o totalmente, en el exterior. En la medida en que la innovación tecnológica reduce cada vez más las barreras de entrada tanto para los productores como para los consumidores, la proliferación de estos enlaces se vuelve aún más fácil, ampliando lo que ya es esencialmente una maraña de relaciones y dependencias transfronterizas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/6KSMUh0/es;

Handpicked to read next

  1. benami154_Yousef MasoudSOPA ImagesLightRocket via Getty Images_palestine Yousef Masoud/SOPA IMAGES/LightRocket via Getty Images

    Forgetting Palestine

    Shlomo Ben-Ami

    The two-state solution is virtually dead in the water, and the international community has largely abandoned the Palestinian cause. At this point, there is little to stop Israel from cementing the one-state reality that its right-wing government has long sought, regardless of whether that leads to a permanent civil war.

  2. sachs313_SebastionBozonAFPGettyImages_EUflagtrump Sebastion Bozon/AFP/Getty Images

    Europe Must Oppose Trump

    Jeffrey D. Sachs

    European leaders should recognize that a significant majority of Americans reject Trump’s malignant narcissism. By opposing Trump and defending the international rule of law, Europeans and Americans together can strengthen world peace and transatlantic amity for generations to come.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions