Paul Lachine

La solidaridad mundial en salud está en una encrucijada

KIGALI – Hace una década, la comunidad mundial se unió para declarar que el lugar donde las personas viven  no debería determinar si iban a vivir o morir a momento de enfrentar el flagelo del SIDA, la tuberculosis o la malaria.

Este acto de solidaridad, sin precedentes en la historia de la humanidad, condujo a avances revolucionarios en la promoción del cuidado de la salud como un derecho humano. El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, junto con el Plan de Emergencia del Presidente de Estados Unidos para el Alivio del SIDA (PEPFAR), en verdad cambiaron el curso de la historia. Los programas apoyados directamente por el Fondo Mundial han salvado casi ocho millones de vidas desde el año 2002, un promedio de más de 4.400 vidas cada día.

No obstante, a pesar de que se ha logrado mucho, aún queda mucho más por hacer, y el Fondo Mundial necesita por lo menos $2 mil millones para revertir una inmovilización de fondos que está en vigor hasta el año 2014. Así que ahora el mundo está a la espera de ver si los gobiernos darán un paso adelante y llenarán el vacío.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/BR5DtkN/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.