Dos hurras para la nueva normalidad

JAKARTA – La visión convencional sobre el estado de la economía mundial reza más o menos así: desde el inicio de la crisis financiera de 2007-2008, el mundo desarrollado ha luchado por recuperarse, pero sólo Estados Unidos pudo amoldarse. A los países emergentes les fue mejor, aunque ellos también han comenzado a trastabillar últimamente. En un clima económico sombrío, según esta teoría, los únicos ganadores han sido los ricos, lo que resulta en una desigualdad que crece de manera desorbitada.

Ese escenario suena absolutamente correcto –hasta que, si se lo analiza más de cerca, resulta completamente erróneo.

Empecemos por el crecimiento económico. Según el Fondo Monetario Internacional, durante la primera década de este siglo, el crecimiento global anual promedió el 3,7%, comparado con el 3,3% en los años 1980 y 1990. En los últimos cuatro años, el crecimiento promedió el 3,4%. Esto está muy por debajo de lo que muchos habían esperado; en 2010, yo predije que en la próxima década, el mundo podría crecer a una tasa anual del 4,1%. Pero el 3,4% no es un porcentaje desastroso si consideramos los parámetros históricos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Zal7SkH/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.