3

Resoluciones de Año Nuevo para la economía mundial

STANFORD – Durante el último año, el crecimiento mundial ha sido anémico –  y el pronóstico para el año 2016 sólo prevé una leve mejora. Se debe hacer algo, en todas partes, para aumentar los ingresos y expandir las oportunidades de las personas. Estas son algunas de las resoluciones económicas que podrían traer alegría durante el nuevo año y posteriormente.

Comencemos en Europa. A pesar de la acomodación de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo, de la fuerte depreciación del euro y las tasas de interés negativas a corto plazo, la economía europea sigue de capa caída.

En el año 2016, los líderes europeos deben dejar de esperar que la política monetaria resuelva sus problemas; y, en cambio deben ir tras la consecución de resoluciones más rápidas y más firmes para las innumerables crisis que enfrentan, mismas que van desde las crisis por el crecimiento entrelazado, las crisis bancarías, las cambiarias, y las de gobernanza hasta la crisis de refugiados que está en escalada, que representa una amenaza para la libre circulación a través de las fronteras interiores. Ellos deben ir tras el logro de reformas en el lado de la oferta, en lo fiscal, estructural, en el mercado laboral y en las regulaciones, junto con soluciones de sentido común, que se ubiquen en los primeros lugares en las agendas, para las crisis fiscales de las economías periféricas en sufrimiento y para los problemas de la de deuda de mediano plazo de las economías más fuertes.

En América Latina, la situación es más diversa. Después de una década de progreso (con algunas excepciones, particularmente Venezuela), la región se enfrenta a graves desafíos, que se derivan, en parte, de la fuerte disminución en los precios mundiales de las materias primas.