12

La sorprendente resiliencia de la economía global

LONDRES – Los desconcertantes hechos políticos en Estados Unidos y el Reino Unido podrían llevarnos a pensar que una economía mundial ya en problemas atravesará por más dificultades en el futuro cercano. Pero, a medida que avanzamos en el 2017, la evidencia cíclica en verdad sugiere lo contrario.

Desde mis días como economista jefe en Goldman Sachs, seguí de cerca seis indicadores de todo el mundo que, en conjunto, ofrecen un pantallazo confiable de cómo se verá la economía global en los próximos seis meses. En este momento, los seis indicadores muestran más promesas de las que vienen mostrando desde hace un tiempo, y sólo uno de ellos ha caído ligeramente con respecto a un alza reciente.

El primer indicador son las peticiones semanales de seguro de desempleo en Estados Unidos, en base a las cuales se puede medir la fortaleza general de la economía estadounidense. Los economistas están bien entrenados para tratar el desempleo como un indicador rezagado, pero estos datos también pueden servir para pronosticar el futuro cercano. Las peticiones de seguro de desempleo de Estados Unidos siempre están actualizadas, porque se generan semanalmente, y la evidencia estadística sugiere que son un indicador importante para los precios de las acciones norteamericanas. La semana pasada, las peticiones de seguro de desempleo se mantuvieron bastante bajas, como vienen estando desde hace un tiempo, lo que resulta un buen augurio para los mercados bursátiles de Estados Unidos.

De la misma manera, el Índice Industrial del Instituto de Gestión de Suministros (ISM por su sigla en inglés) ofrece una visión bastante buena de la economía estadounidense para los próximos 3-6 meses, aunque la actividad industrial comprende un porcentaje relativamente pequeño del PIB. Al igual que las peticiones de seguro de desempleo más recientes, las cifras del ISM actualmente están dando motivos de optimismo.