0

Enfrentar con seriedad guerra contra el terrorismo en Rusia

La decisión de Rusia de dedicar 157 mil millones de rublos adicionales (más de $5 mil millones) para luchar contra el terrorismo es una respuesta que causa una impresión más profunda que todo el duro discurso reciente del Kremlin, lo que incluye la exigencia del Presidente Vladimir Putin de concentrar más poder en sus manos. De hecho, después de la crisis de los rehenes en el Teatro Dubrovka de Moscú en 2002, se pronunciaron palabras similares, pero no se gastó más dinero.

Estos nuevos miles de millones parecen mostrar que el gobierno tiene una actitud más resuelta que antes, pero ¿es suficiente destinar más dinero a la guerra contra el terrorismo?

El Kremlin se rehúsa a admitir que el terrorismo actual tiene sus raíces predominantemente en la guerra de Chechenia, que ahora se está expandiendo como una metástasis por todo el norte del Cáucaso. Los rebeldes chechenos y sus partidarios demuestran casi a diario que la guerra continúa, y las innumerables declaraciones en tono duro, como la reciente afirmación del presidente checheno Alu Alkhanov de que se han encontrado "medidas eficaces" para combatir el terrorismo, parecen meras bravatas.

De acuerdo con el Ministro de Finanzas, Aleksei Kudrin, se necesitan grandes cantidades de dinero para resolver el problema checheno. Pero los flujos financieros a Chechenia a menudo son más desestabilizadores que útiles. Akhmat Kadyrov, el asesinado presidente checheno, tenía razón al sugerir que el 80% de su dinero terminaba en los bolsillos de Moscú y las firmas regionales que se benefician de la continuación del conflicto checheno.