leonard68_Sean GallupGetty Images_lindner Sean Gallup/Getty Images

La paradoja del patriotismo alemán

BERLÍN – Mientras Alemania se prepara para sus elecciones federales en septiembre, muchos se preguntan qué deparará el futuro. Con la canciller saliente Angela Merkel, Alemania se convirtió en una «nación indispensable» en Europa y para el orden internacional basado en normas, en términos más amplios. El consenso es que quien la suceda ofrecerá más de lo mismo. La campaña del sucesor que ella misma ungió como líder de la Unión Demócrata Cristiana, Armin Laschet, efectivamente se basa en una plataforma de continuidad.

Sin embargo, mientras Merkel se prepara para dejar el cargo, hay señales de que los alemanes se están cansando del papel tradicional de su país en la Unión Europea. Aunque no hay peligro de que Alemania se aparte del bloque o caiga en manos del partido euroescéptico, las encuestas encargadas por el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR) muestran que la confianza de los alemanes en la UE colapsó durante la pandemia de la COVID-19.

En 2019 y 2020 los alemanes expresaron mucha más fe en el sistema político de la UE que los franceses e italianos, pero el mal desempeño de la Comisión Europea durante la pandemia parece haber cambiado esta percepción. Cerca del 55 % de los alemanes ahora cree que el sistema político de la UE está roto (un salto de 11 puntos porcentuales desde el año pasado). Mientras que uno de cada dos alemanes creía que el sistema funcionaba en noviembre de 2020, solo el 36 % lo hace ahora y el 49 % afirma que tiene «menos» o «mucha menos» confianza en la UE debido a su política de vacunación. Cerca del 33 % de los alemanes ahora piensa que la integración ha ido demasiado lejos en la UE, frente a un 23 % en 2020.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/VPUTBTXes