jjoffe5_Stefan Sauerpicture alliance via Getty Images_nord stream 2 Stefan Sauer/picture alliance via Getty Images

La lógica alemana del gasoducto vacío

HAMBURGO – La construcción del Nord Stream 2 —un gasoducto ya casi terminado que va directamente desde Rusia hasta Alemania— no se debió en realidad a la necesidad de garantizar la provisión de gas natural barato, sino al beneficio personal y los intereses nacionales de ambos países.

El gasoducto a través del mar Báltico enfrentó a Estados Unidos y la Unión Europea contra Alemania, y produjo un creciente coro de críticas locales contra la canciller Angela Merkel. Si la cuestión se redujera solo a moléculas de gas, tal vez el proyecto nunca hubiera empezado... pero entonces, ¿por qué lo hizo?

Volvamos a 2005, cuando Gerhard Schröder y el presidente ruso Vladímir Putin cerraron el acuerdo justo antes de que Schröder dejara el puesto de canciller. Poco después de que cediera el poder a Merkel, el gigante energético ruso Gazprom, básicamente una empresa afiliada al Kremlin, nombró a Schröder presidente del Comité de accionistas de Nord Stream AG. En 2016, Schröder ascendió a la dirección de Nord Stream 2, cuyo único accionista es Gazprom.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/vtJ34Foes