German politician sleeping at the Bundestag Christian Bach/Getty Images

Mientras Alemania dormía

BERLÍN – Poca gente fuera de Alemania conoce la caricatura que muchos alemanes tienen de sí mismos. Lejos del matón agresivo de la propaganda bélica del siglo veinte, el ingeniero perfeccionista de los anuncios de automóviles de Madison Avenue o el sabelotodo de la pantalla grande que sigue minuciosamente cada regla, muchos alemanes se ven a sí mismos como un dormilón en pijamas. Algunas veces sosteniendo una vela, este alemán es un personaje ingenuo y solitario, abrumado por el ruido del mundo a su alrededor.

No es una figura nueva. Por el contrario, se popularizó en el siglo diecinueve como “Der deutsche Michel” o “el Michel alemán”, un personaje cuya perspectiva limitada le hace despreciar las grandes ideas, evitar el cambio y aspirar solo a una vida decente, tranquila y cómoda.

Pero Michel viene de regreso… ¿Y quién podría culparlo? Alemania tiene una industria floreciente, casi pleno empleo, salarios en ascenso y sindicatos satisfechos. La crisis financiera hace mucho que está olvidada, los presupuestos públicos están bajo control y la entrada de inmigrantes en 2015 se ha gestionado relativamente bien.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/AtoYWsv/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.