Angela Merkel takes her place on the government bench Sean Gallup/Getty Images

¿Podrá Europa seguir apoyándose en Alemania?

BERLÍN – El resultado de la elección federal alemana contiene una enseñanza crucial para la Unión Europea: ni siquiera el país que le sirvió de base de estabilidad en medio de la crisis es inmune a la fragmentación política y a la polarización. Aunque la canciller Angela Merkel obtendrá casi con certeza un cuarto mandato, es probable que su nuevo gobierno sea considerablemente más débil que los tres que lo precedieron.

En el Bundestag ahora hay seis facciones, en vez de las cuatro de la legislatura anterior. La centroderechista Unión Demócrata Cristiana de Merkel (CDU) obtuvo el 33% de los votos, su peor resultado desde 1949, aunque todavía suficiente para darle la mayoría de los escaños en el parlamento. El centroizquierdista Partido Socialdemócrata (SPD), segundo partido político más importante de Alemania y parte de la última coalición de gobierno de Merkel, también alcanzó un mínimo de posguerra: sólo recibió el 20,5% de los votos.

En tanto, la populista Alternative für Deutschland (AfD) obtuvo el 12,6%, con lo que esta fuerza antieuro, prorrusa y decididamente xenófoba será el primer partido de ultraderecha que entre al Bundestag en casi sesenta años. Y el SPD tiró la toalla: rechazó formar parte del próximo gobierno.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/RgwHDX0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.