Protesters wave German flags, alongside a banner saying 'Rapefugees Not Welcome' Sascha Schuermann/Getty Images

La batalla por el alma de Alemania

ESTOCOLMO – Un año después de la muerte del ex canciller alemán Helmut Kohl, el país que él lideró durante 16 años parece estar luchando con la disyuntiva de tener que decidir entre seguir o no su legado.

Para Kohl, la historia de Alemania y su ubicación central en Europa significaba este país nunca debería ir tras el logro de la grandeza nacional, como un fin en sí mismo. En su opinión, el país con más vecinos que cualquier otro en el continente no debía actuar como el poderoso y mandón. Por el contrario, debía sostener la idea de una Europa en la que todos los países, tanto los grandes como los pequeños, sientan seguridad de manera igualitaria.

Sin embargo, desde el comienzo de la crisis de los refugiados en el otoño del año 2015, la visión de Kohl sobre Europa se vio atacada. Mientras que la canciller Ángela Merkel ha seguido ejerciendo presión a favor de la migración cooperativa y las políticas de refugiados dentro de la Unión Europea, un creciente coro de voces dentro de Alemania aboga a favor de tomar acciones unilaterales, mismas que muy probablemente lleguen a expensas de otros Estados miembros de la UE.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/M8uZiB2/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.