German Federal Chancellor Angela Merkel Adam Berry/Getty Images)

Esperando a Alemania

BERLÍN – A más de una década de la crisis financiera de 2008, la Unión Europea sigue políticamente estancada. Pero su fortalecimiento es necesario para que el proyecto de integración europea tenga éxito. De lo contrario, las fuerzas del nuevo nacionalismo continuarán su asalto a la democracia, al Estado de Derecho y a los otros valores que definen al bloque.

El principal motivo del atasco europeo es Alemania. Muchos años después de 2008, mientras la UE se enfrentaba a escaso crecimiento y a crisis económicas en alza, Alemania seguía insistiendo en que no podía llevar adelante sola el proyecto europeo, y que había que esperar a Francia.

Entonces, en mayo de 2017, Emmanuel Macron fue elegido presidente de Francia, con la promesa de impulsar reformas en el nivel de la UE y modernizar la economía francesa. Pero justo cuando Francia estaba volviendo al ruedo, Alemania se preparaba para la elección general de septiembre de 2017, que se saldó con importantes pérdidas para la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel, y llevó a meses de negociaciones para la formación de un nuevo gobierno.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/bds5aHf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.