Germany economy - Frankfurt Thomas Lohnes/Getty Images

El superávit externo alemán y la política

MÚNICH – El debate sobre los desequilibrios macroeconómicos globales está cada vez más centrado en el superávit de cuenta corriente y la política económica de Alemania. Pese a la vitalidad del motor económico alemán y al papel que cumple en impulsar el crecimiento y mantener la estabilidad en la eurozona, se oyen cada vez más críticas al enorme superávit externo del país. Como expresó hace pocoThe Economist, Alemania “ahorra demasiado y gasta demasiado poco”, y eso la convierte en una “extraña defensora del libre comercio”.

¿Qué hará Alemania? La respuesta depende de qué guíe la toma de decisiones: la economía o la política.

Las críticas actuales, que en opinión de un observador generaron un “clima incómodo” en la cumbre del G20 celebrada este mes en Hamburgo, se centran en dos afirmaciones. En primer lugar, que Alemania se perjudica a sí misma al exportar demasiado e invertir demasiado poco fronteras adentro. En segundo lugar, que Alemania escatima demanda al resto del mundo, en particular a Estados Unidos. Según esta visión, si Alemania contribuyera más al gasto global, la recuperación económica de la crisis financiera de 2008 hubiera sido más sólida.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/GnXXW9J/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.