Aytac Unal/Anadolu Agency/Getty Images

La libre expresión en la Era del filtro de información

OXFORD – La ley alemana contra el odio en las redes sociales – según la cual las plataformas sociales como Facebook y YouTube podrían ser multadas, dentro de las siguientes 24 horas de la recepción de una notificación, con 50 millones de euros ($63 millones) por cada publicación “obviamente ilegal” –  ha sido una ley controvertida desde un principio. Después de que entró en pleno vigor en el mes de enero, hubo enormes protestas de críticos de todo el espectro político quienes argumentaban que dicha ley era una incitación a la censura. Protestaban porque el gobierno estaba renunciando a sus poderes para otorgarlos a intereses privados.

Por lo tanto, es pertinente plantear la siguiente pregunta: ¿Es este el comienzo del fin de la libertad de expresión en Alemania?

La respuesta es por supuesto que no. Sin duda, la Netzwerkdurchsetzungsgesetz (o NetzDG) de Alemania es la regulación más estricta de su tipo en una Europa que cada vez está más molesta con las poderosas compañías de redes sociales de Estados Unidos. De hecho, los críticos sí tienen algunos puntos válidos sobre las debilidades de la ley; sin embargo, las posibilidades de libre expresión seguirán siendo abundantes, incluso si algunas publicaciones se eliminan por error.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ZlyFyMt/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.