La misión de Europa en Oriente Próximo

LONDRES – La actitud de retirada gradual de Estados Unidos en Oriente Próximo está aumentando la presión sobre Europa para que ayude a impulsar el proceso de paz en la región. Casi resulta más fácil preguntar lo que debería evitar que lo que debería hacer, si se tienen en cuenta las complejas y enconadas guerras que amenazan con provocar el colapso de estados como Siria e Irak, y el hecho de que la solución al larguísimo conflicto entre Israel y Palestina parece más lejana que nunca.

El punto de partida ha de ser un principio sencillo y fundamental: Europa no debe ponerse del lado de ninguno de los bandos. La situación podría volverse mucho más peligrosa si se permite que los preconceptos o las reacciones emocionales hagan sombra a los hechos.

Pensemos en la lucha sectaria entre los musulmanes sunníes y chiíes, que en la actualidad es el principal detonante de los acontecimientos en Oriente Próximo. Alimentado por la retórica religiosa y una historia sangrienta, el conflicto engendra niveles de pasión e irracionalidad difíciles de moderar. Son oportunas  las siguientes palabras: “Donde arden las llamas de la fe, la diosa de la razón sale de puntillas y en silencio de la habitación”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/elrNxTD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.