21

El retorno de la geopolítica a Europa

BERLÍN – Con la invasión militar y anexión de Crimea por parte de Rusia, y la subsiguiente guerra en el este de Ucrania, el presidente Vladimir Putin dejó perfectamente en claro que no tiene ninguna intención de respetar la inviolabilidad de las fronteras y la primacía de las normas legales internacionales. Es hora de que los europeos pongan fin a su ilusión de un orden continental determinado por el régimen de la ley. El mundo, desafortunadamente, no es así. Es mucho más difícil, y rige el poder.

La intervención militar de Rusia en Siria y la crisis de refugiados de Europa subrayan este punto. Europa debe admitir que si no se ocupa de sus intereses geopolíticos, tarde o temprano las crisis en las regiones vecinas llegarán hasta su puerta.

A diferencia de Estados Unidos, Europa no es una isla continental aislada por océanos. Es el extremo occidental de la gigantesca masa de tierra de Eurasia. Europa del este, Medio Oriente y el norte de África son sus vecinos directos, y este vecindario inestable plantea los mayores riesgos para la seguridad de Europa en el siglo XXI.

¿Cómo debería lidiar Europa con una Rusia que vuelve a perseguir una política de gran potencia y comete casi los mismos errores que la Unión Soviética, que dependía igualmente del autoritarismo para intentar reconciliar las ambiciones de una superpotencia militar con la realidad de una economía moderadamente desarrollada y escasamente modernizada?