Paul Lachine

Ginebra sobre el Rin

PARÍS – Hace veinte años, inmediatamente después de la reunificación de Alemania, las revistas francesas estaban llenas de caricaturas del canciller Helmut Kohl usando el tradicional casco en punta pruso. La nueva Alemania era percibida como una amenaza para el equilibrio europeo. Alemania era simplemente "demasiado" otra vez.

Las ambiciones geopolíticas alemanas, se creía, inevitablemente buscarían una mayor proporcionalidad con el tamaño de la población del país y el dinamismo de su economía. La gente pensaba que era sólo una cuestión de tiempo antes de que la "Cuestión Alemana" regresara para atormentar a Europa, como lo hizo entre 1871 y 1945.

En gran medida, Helmut Kohl veía el mismo panorama, cosa que utilizó para persuadir a sus contrapartes europeos de que debían apresurarse a amarrar a Alemania a una Europa más integrada. De hecho, este razonamiento condujo a la creación del euro. Por el bien de su vocación europea, Alemania se autoproclamó dispuesta a abandonar su querido marco alemán, la moneda que la había acompañado y simbolizaba su espectacular renacimiento económico y estabilidad social de posguerra.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/ug5LhsC/es;