0

LGBT en el ámbito profesional

DAVOS – Cuando el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, anunció el año pasado que es gay, ejecutivos de todo el mundo me inundaron con correos electrónicos y mensajes telefónicos. Todos querían saber qué creía yo, una ejecutiva de Ernst & Young (EY) que ha admitido públicamente ser lesbiana, que significaba eso para la inclusión de las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) a nivel global. Después de todo, Apple ocupa el quinto lugar en la clasificación de Fortune 500 de las empresas más grandes del mundo. ¿Se trataba del fin del "techo de lavanda"?

En su artículo publicado en Bloomberg Businessweek, Cook describe cómo lo ha afectado ser gay: “Estoy orgulloso de ser gay y considero que es uno de los más grandes regalos que Dios me ha dado. Ser gay me ha permitido entender mejor lo que significa ser parte de una minoría y me ha dado la oportunidad de observar los desafíos a que se enfrentan todos los días las personas de otros grupos minoritarios".

Mi propia experiencia de ser “diferente” es multifacética. Al igual que Cook, estar en la minoría dio origen a mi propensión a ser una líder incluyente. A diferencia de Cook, además de no aceptar mi homosexualidad en público, era mujer e introvertida y mis ideas políticas tendían a ser distintas de las de mis colegas en una profesión en la que predominaban los hombres extrovertidos. Desde que anuncié que era lesbiana en 2011, he sido más fiel a mí misma en público y más auténtica hacia los demás. Eso me ha hecho una mejor líder. Además, tener una posición de liderazgo en una organización global me ha dado una plataforma para hablar abiertamente sobre una amplia gama de temas.

Sin duda, el anuncio de Cook es un gran paso adelante. Las organizaciones internacionales han hecho avances considerables en la inclusión de LGBT apoyándose en redes externas y de empleados y en políticas de no discriminación.