Pedir disculpas es lo más difícil

CANBERRA – Pedir disculpas, o no haberlas pedido, vuelve a ser noticia, y hace plantearse cuán útiles son las disculpas para resolver problemas internacionales. No hay duda de la efectividad de pedir disculpas sinceras oportunamente para resolver tensiones personales. Sin embargo, ¿se aplica lo mismo en la diplomacia?

En algunos casos recientes, el tema no ha sido más que un espectáculo molesto, como cuando el presidente afgano, Hamid Karzai exigió disculpas a los Estados Unidos el año pasado debido a las muertes de civiles no deliberadas –el precio, curiosamente, de permitir a los estadounidenses continuar defendiéndolo a él y a su país (los Estados Unidos comprensiblemente se negaron).

Sin embargo, en otros casos, sin duda es mucho más lo que está en juego. Desde noviembre pasado las relaciones bilaterales entre Indonesia y Australia han estado más frías que desde hace décadas, debido al verdadero disgusto del presidente, Susilo Bambang Yudhoyono con Australia porque este país se negó a ofrecer disculpas por haber intervenido su teléfono privado (y el de su esposa).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/KURC4nA/es;