ocampo44_Spencer PlattGetty Images_min corporate tax Spencer Platt/Getty Images

Un acuerdo fiscal global para los ricos, no para los pobres

NUEVA YORK – Histórico, global, revolucionario: estos han sido los términos utilizados para celebrar el reciente acuerdo de los ministros de finanzas del G7 sobre una tasa impositiva efectiva mínima global de “al menos” el 15% para las grandes empresas multinacionales. Los ministros también acordaron una nueva fórmula para distribuir una parte de los ingresos tributarios pagados por estas empresas entre los países.

Pero cualquier acuerdo fiscal global que eventualmente se apruebe debería reflejar los intereses del mundo, incluidos los países en desarrollo, y no solo los de las siete grandes economías desarrolladas. El mundo en desarrollo depende en mayor medida de los impuestos tributarios a las empresas y, por lo tanto, se ha visto más afectado por la evasión fiscal de las multinacionales, que ha generado pérdidas de ingresos para estos países de al menos 240.000 millones de dólares cada año.

Muchas economías en desarrollo, y países de bajos ingresos en particular, ni siquiera están participando en las negociaciones más amplias sobre impuestos corporativos que tienen lugar en el Marco Inclusivo de la OCDE/G20. Los participantes han estado representados por el Grupo Intergubernamental de los Venticuatro (G24) y el Foro Africano de Administración Tributaria (ATAF), que coordinan las posiciones de los miembros activos en las negociaciones. Algunos miembros del G24, incluidos Argentina, Brasil, India, México y Sudáfrica, también están en el G20.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/7Aayx70es