La hoguera de las subvenciones

LONDRES – El número de oportunidades que el mundo tendrá para abordar el cambio climático se está reduciendo. Una de ellas es la cumbre del G-20 que se celebrará esta semana en Brisbane (Australia), donde los dirigentes de las más importantes economías en ascenso y las avanzadas pueden indicar un intento en serio de reducir las subvenciones de los combustibles fósiles que contribuyen al calentamiento planetario.

Hace cinco años, el G-20 prometió eliminar progresivamente las “subvenciones de combustibles fósiles ineficientes”, como parte de una estrategia más amplia para luchar contra el cambio climático y, sin embargo, las subvenciones han seguido aumentando. A escala mundial, se gastan unos 600.000 millones de dólares para apoyar la energía con un elevado índice de carbono, frente a los 90.000 millones de dólares que se asignan a la energía limpia.

Semejante actitud resulta absurda. Las subvenciones a los combustibles fósiles estimulan a los inversores a dedicar recursos a los combustibles que están provocando el cambio climático. Producen la terrible contaminación local que asuela las ciudades de China y la India y la mayoría de los beneficios de las subvenciones acaban en las manos de la clase media, no de los pobres.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/SHKosoA/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.