Riqueza privada y solidaridad europea

COLONIA – Un factor poco discutido pero crucial en el debate sobre las transferencias de riqueza del norte económicamente más sólido de Europa a su problemático sur es la relación entre deuda pública, PBI y riqueza privada (activos financieros y no financieros de los hogares menos sus pasivos financieros) -en particular, la relación entre riqueza privada y PBI en los países de la eurozona.

Mientras que el plan de compra de bonos del Banco Central Europeo ha tranquilizado en cierta medida a los mercados financieros, algunas economías europeas -entre ellas Italia, España, Grecia y Portugal- siguen estando en riesgo, porque no están creciendo lo suficientemente rápido como para achicar sus déficits y frenar el crecimiento de sus deudas nacionales. La triste ironía aquí es que la relación entre riqueza privada y PBI en algunos de los países que necesitan el respaldo del BCE y de los miembros del norte de la eurozona es igual o mayor que en países más solventes.

Consideremos el caso de Italia, que tiene la relación entre riqueza privada y deuda pública más alta que cualquier país del G-7, y es alrededor del 30%-40% superior que en Alemania. De la misma manera, Italia y Francia comparten un ratio riqueza privada/PBI de cinco a uno, mientras que el de España -al menos antes de que la crisis golpeara al país de lleno- era seis a uno. Por el contrario, el ratio en Alemania, el principal acreedor de Europa, es sólo 3,5 a 1.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/ZG8RDQ7/es;